Trapillo: El multitasker de las manualidades.

Para aquellas y aquellos que se han unido al lado craft de la fuerza, no debe ser raro hablar del trapillo, este famoso ovillo de tiras de tela que ya se ha convertido en un must de los amantes de las manualidades y el crochet.


¿La razón? Es uno de los materiales más versátiles y multiuso, sirve para crear desde ropa, accesorios, hasta su gran fuerte: la decoración; Ejemplos van desde alfombras, cinturones, cestos, maceteros, collares, pulseras, atrapasueños, etc. Coronándose como gran protagonista a la hora de elegir un ovillo.
 
Ahora bien, otra gran característica del trapillo es su procedencia; el trapillo es un material reciclado que se hace cargo del descarte de ropa y telas, (uno de los descartes más grandes y contaminantes en las cadenas productivas) haciendo de cada ovillo una pieza única y distinta de la otra.
 
A pesar de la simplicidad de su uso, el trapillo aún requiere una técnica de procesamiento particular y puede llevar a resultados diferentes según el tipo de trapillo que utilices, ya que al ser un material reciclado, existen distintos colores, texturas, grosores, tipos de elasticidad y tipos de materialidad: de algodón, nylon, lycra o de hilo. Por lo tanto, es muy importante elegir el trapillo adecuado para el tipo proyecto que quieras crear.
 


El crochet:

El crochet es nuestro gran aliado con el trapillo, y por esto es primordial saber qué número de palillo elegir en pos de que nuestros proyectos lleguen a buen puerto, normalmente la numeración del palillo para trapillo va desde los 10 hasta los 16 mm. ¿La clave? probar y dejar que la creatividad y la imaginación tomen la delantera.

 

En el siguiente video, podrás ver como Virginia de María mezcla los colores de trapillo para crear, aunque no lo crean, una cuna 100% hecha a mano y de #trapillo Revesderecho, te invitamos a que veas el paso a paso de este capítulo dedicado a las futuras mamás.

 

#yopersonalizo
Por @revesderecho