Cotton - Mi fibra natural favorita

Me encanta tejer con algodón.

Hace años que es mi fibra natural favorita. Y mis alumnas suelen preguntarme por qué. Por un aparte, hay tantos colores distintos: claros y oscuros, brillantes y apagados, saturados y pasteles, que las posibilidades de mezclarlos son casi infinitas. Y entonces, cada sweater que tejo, cada diseño que se me ocurre, queda completamente distinto al anterior por los colores que elijo. Mi técnica de tejido preferida es el jacquard, y con el algodón he podido desarrollarla mucho más allá de lo que nunca creí posible.

Por otra parte, el algodón es una fibra que tiene una buena vida y un envejecimiento paulatino y digno. Es suave e hipoalergénico. No le sale peeling (esas motitas que odiamos), es durable y lavable en la lavadora, sólo se recomienda lavar con agua fría. Si le tejo a un niño o niña, sé que esa prenda le durará hasta que crezca, y que después será heredada por sus hermanos o primos. Las prendas tejidas no se deforman.

En el caso del Cotton, lo tejo con una hebra y palillos n°3mm si estoy tejiendo para guaguas o niños pequeños. Y con 2 hebras y palillos n°5mm en el caso de niños grandes y adultos. Añadir otra hebra me permite, además, mezclar los colores y llegar al efecto jaspeado que es tan tendencia hoy en día.

Sin importar la cantidad de hebras que se ocupen, el algodón se bloquea muy fácilmente, porque al ser una fibra vegetal, no tiene prácticamente elasticidad y opone muy poca resistencia al tratar de darle la forma que se quiere. ¿Cómo se bloquea? Se sumerge en agua fría. Se deja ahí por 20 o 30 minutos. Se escurre el agua restante. Se envuelve en una toalla para que ésta tome el agua que sobre. Se estira sobre la toalla y se le da la forma que se quiere. Si se tejió con puntos de fantasía o calados, puede que sea necesario poner alfileres para estirarlos. Si en cambio, se tejió liso o con cambios de color, basta con darle la forma que se quiere con las manos. Se deja secar de manera natural en esa posición.

¿Para qué sirve bloquear?

En el agua, los puntos se ordenan y el tejido queda más parejo. También, mejora los cambios de tensión que puede haber dentro de un mismo tejido. Al secarse, podemos darle la forma que necesitamos: por ejemplo, estirar ciertas partes o mejorar la tensión de otras. Bloquear se recomienda para todas las fibras naturales, tanto las de origen vegetal como las de origen animal.